Radio Nacional de Bulgaria © 2020 Todos los derechos reservados

Los vínculos búlgaro–rusos, en situación complicada debido a las relaciones de la UE y EE.UU. con Rusia

John J. Sullivan y Boyko Borisov  Foto: BGNES

En un momento de un nuevo choque de intereses entre Moscú y Washington, el subsecretario de Estado norteamericano, John J. Sullivan, se encuentra en una gira por Europa Central y del Este. Sus reuniones en la región coinciden con la reanudación de las sanciones económicas de la UE contra Rusia, así como con la situación de conflicto entre Rusia y Ucrania en el estrecho de Kerch y la resolución del Parlamento Europeo contra el proyecto Corriente del Norte 2. Moscú percibe esta última como una presión por parte de EE.UU. para detener el proyecto de aumentar el suministro de gas ruso a Europa.

John J. Sullivan llegó a Sofía un día después de que el primer ministro búlgaro, Boyko Borisov, quien asistía en Bruselas en una sesión del Consejo Europeo, tomara postura sobre algunos de estos problemas. Borisov instó a Moscú a liberar a los marineros ucranianos detenidos en el estrecho de Kerch, y también expresó su preocupación de que “la necesidad interna de los Estados de enemigos podría exacerbarse en la cuenca el mar Negro”. Además, argumentó el deseo de Bulgaria de que por su territorio pasaran proyectos geoestratégicos alegando que “donde hay gasoductos y reactores no hay guerra”. Apenas unas horas después de que el Primer Ministro de Suecia anunciara una mejora en la oferta de suministro de aviones de combate Gripen, Borisov declaraba, siempre desde Bruselas, esperar que también los Estados Unidos proporcionasen ofertas más ventajosas de entrega de nuevos cazas F–16 “porque son significativamente mejores que cualquier otro avión en oferta”. Estas palabras de Borisov dieron pie a comentarios en el sentido de que, de hecho, él predetermina la elección de las aeronaves estadounidenses que, a diferencia de los cazas suecos, han demostrado sus capacidades en operaciones de combate que el Premier búlgaro no ocultó que teme que podrían producirse.

El armamento del Ejército Búlgaro, los proyectos de energía y la diversificación de los suministros de gas fueron también temas de las conversaciones que John J. Sullivan mantuvo en Sofía. El diplomático estadounidense Nº 2 obtuvo garantías del primer ministro Borisov de que para 2024 Bulgaria aumentará el gasto en defensa al 2% del PIB y que asignará más recursos para el armamento. Durante la reunión con la ministra de Asuntos Exteriores, Ekaterina Zajárieva, John J. Sullivan insistió en lo estratégicamente importante que es para Bulgaria diversificar las rutas y fuentes de energía. La ministra Zajárieva le informó que para este fin Bulgaria ha decidido participar con 20% en la terminal de gas licuado en el puerto griego de Alexandroupolis.

Mientras las conversaciones estaban en curso, la ministra búlgara de Energía, Temenuzhka Petkova, anunció en el Parlamento que, ante la perspectiva de que en 2020 Rusia deje de usar el gasoducto transbalkánico que pasa por Ucrania, Rumania y Bulgaria, para transferir los suministros al futuro gasoducto Corriente Turca, Bulgaria quiere transformar el contrato de tránsito de gas a través de su territorio en un compromiso de la compañía rusa Gazprom para garantizar la capacidad de tránsito de las cantidades actuales también por la ruta de Corriente Turca. El primer ministro Borisov, empero, vincula la firma del contrato de tránsito por el gasoducto Corriente Turca con la construcción de un centro de gas en territorio búlgaro. Borisov sostiene que es indispensable construir semejante centro porque, de construirse un gasoducto para el tránsito de gas a Serbia, Bulgaria podría “perder 3.000 millones que quedarían enterrados bajo tierra” si un día se suspenden los suministros de gas ruso.

Según algunos observadores, la visita de John J. Sullivan a Bulgaria es muy similar a la visita en Sofía de los senadores estadounidenses John McCain, Ron Johnson y Christopher Murphy, realizada a mediados de 2014. A raíz de sus conversaciones con el Gabinete del ex primer ministro Plamen Oresharski, fue cancelado el proyecto del gasoducto Corriente del Sur. Cuatro años después, la parte rusa todavía no ha decidido si la segunda tubería del gasoducto Corriente Turca debería pasar por Grecia a Italia o cruzar Bulgaria a Serbia y Hungría. Justo antes de la visita de John J. Sullivan, el embajador ruso en Sofía, Anatoly Makarov, señaló que en 2018 las relaciones búlgaro–rusas han evolucionado positivamente. Según el diplomatico, si bien de momento no se planifica una visita del presidente ruso, Vladimir Putin, a Bulgaria, tal visita podría realizarse de suscribirse nuevos acuerdos comerciales y económicos, si el gasoducto Corriente Turca se convierta en “Búlgara” y si hubiera un nuevo desarrollo en el proyecto de la Central Nuclear de Bélene.

En vísperas del Año Nuevo, la parte búlgara se enfrenta a la difícil tarea de maniobrar entre los intereses de la UE, Washington y Rusia. En cualquier caso, esta maniobra no abandonaría el contexto de la pertenencia a la OTAN y la UE. Dada la coyuntura actual, esto hace que las perspectivas de las relaciones búlgarorusas no sean tan prometedoras.

Versión en español por Daniela Radíchkova

Más de la sección

La Empresa y las autoridades búlgaras, juntas contra el coronavirus

El estado de emergencia declarado en Bulgaria el pasado viernes, 13 de marzo, por el brote del nuevo coronavirus es , de momento, bastante flexible. No está prohibida la circulación de personas y vehículos, ir a trabajar y hacer compras en el..

Publicado el 17/03/20 17:04

La protesta de las enfermeras búlgaras: reivindicaciones sindicales justificadas o extorsión de la calle

En un momento de gran preocupación pública por el peligro de propagación del coronavirus, el sector de la Salud está sacudido, asimismo, por problemas sociales. Las enfermeras se mantienen en protesta demandando un aumento salarial que..

Publicado el 09/03/20 14:17
Boyko Borisov, Ursula von der Leyen y Charles Michel

Bulgaria, entre el éxito y el fracaso en los esfuerzos por regular la presión migratoria a la UE

Estos días el Ejecutivo búlgaro y el primer ministro Boyko Borisov en persona vienen haciendo gala de una actividad impresionante en los esfuerzos por regular el resurgido problema de los refugiados entre la UE y Turquía. La manifestación más..

Publicado el 04/03/20 12:54